La difusión eréctil…. para mujeres

 

La mayoría de los afectados solo consultan cuando ellas logran convencerlos.

Solo dos de cada diez hombres con disfunción eréctil consultan con el médico. “Los demás lo ocultan, porque se sienten avergonzados; es más, suelen ser sus parejas las que dan el primer paso”, dice Leandro Plaza, presidente de la Federación Española del Corazón (FEC).

Y es que se quiera o no, el tema “sigue siendo tabú para muchos de ellos, que prefieren negar el problema echándoles la culpa a factores como el cansancio e incluso a la pareja, o buscar la solución por su cuenta, antes que admitir que tienen fallos de este tipo”, dice el psiquiatra Rodrigo Córdoba.

Ahora resulta que la actitud no solo es equivocada, también peligrosa. Eso puede concluirse de un reciente estudio español que encontró que nueve de cada diez hombres afectados por alguna enfermedad cardiovascular en ese país, tuvieron disfunción eréctil entre dos y tres años antes de que les fuera diagnosticada.

Esto convierte a la impotencia, de acuerdo con especialistas de la FEC, la Fundación para la Investigación en Urología y la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria, en un importante predictor de enfermedad coronaria.

Como si fuera poco, los cardiovasculares no son los únicos males que vienen con la impotencia. Según los datos que manejan estas organizaciones médicas, dos de cada tres hombres con hipertensión tienen disfunción eréctil, y más de la mitad de los que padecen esta patología tienen el colesterol alto, lesiones coronarias (el 40 por ciento oclusiones coronarias relevantes) y prueba de esfuerzo alterada.

Incluso en estos casos, pocos señores toman la decisión de hacer algo para resolver el problema… Y si ellas los empujan, claro. Las siguientes son seis claves que permiten a las mujeres conocer algo más sobre la impotencia.

Asesoría: José Miguel Silva Herrera, MD urólogo, Hospital Universitario San Ignacio. Efe.

Seis preguntas básicas

Qué es una erección
Es una respuesta refleja a un estímulo erótico, que puede ser visual, gustativo, olfativo, táctil o auditivo o tener como base las fantasías. Este genera impulsos en el cerebro que viajan por la columna hasta los nervios pélvicos, que inervan el pene. Esto causa reacciones que desembocan en erecciones.

Cuándo hay impotencia

Cuando un hombre tiene dificultades para obtener una erección de calidad y sostenerla lo suficiente para lograr una relación sexual completa. Si ocurre en ocasiones muy contadas, no se considera impotencia (puede deberse a la ansiedad); si es frecuente, hay que consultar.

Qué la causa
Para que haya buenas erecciones es necesario que el pene tenga vasos saludables y haya buen flujo sanguíneo. Hay males que alteran eso, como la esclerosis múltiple, los daños de los nervios, la hipertensión, la diabetes, el taponamiento de las arterias y los males coronarios.

¿Cuentan los hábitos?

Influyen en el desempeño sexual. Las dietas ricas en grasa y harinas, el consumo de cigarrillo y la falta de ejercicio ayudan a elevar el colesterol malo, que tapona las arterias y los vasos, sobre todo los más pequeños. Cuando los que irrigan el pene se afectan, a la larga aparece la disfunción eréctil.

¿Cómo se trata?
Lo primero es diagnosticar y tratar las enfermedades que puedan estar causando el problema. Ayuda modificar factores de riesgo, como el sobrepeso, el sedentarismo, la tensión arterial alta, los niveles de azúcar, colesterol y triglicéridos altos y el consumo de cigarrillo y alcohol.

¿Y sirven las famosas pastillas?
Son útiles. Se trata de vasodilatadores del pene, que mejoran su función. Hay varias moléculas cuyo uso debe orientar el médico, pues, según el caso, pueden causar efectos secundarios. No pueden mezclarse con vasodilatadores coronarios, que tengan como base los nitratos.

Esto pueden hacer ellas por ellos

Eso de que la disfunción eréctil es solo un problema de los hombres es mentira. La mujer también lo sufre y, de hecho, en lo que ella haga radica buena parte de la mejoría de sus compañeros.

Según psiquiatras y sexólogos, la mujer es fundamental a la hora de darle confianza al hombre para que admita que tiene un problema y que necesita ayuda.

“Hay que quitarle el mito, ella tiene que acercársele al hombre y hacerle entender que todos somos humanos y que los problemas sexuales son mucho más comunes de lo que se cree. El 52 por ciento de los hombres tienen problemas con su sexualidad”, explica el psiquiatra Rodrigo Córdoba, presidente de la Asociación Colombiana de Sociedades Científicas.

Después viene el proceso de convencerlo para busque ayuda. Solo así podrá determinarse si las causas de la disfunción eréctil son físicas o psicológicas y, a partir de ahí, empezar un tratamiento.

“Si son psicológicas, ella puede ayudar mejorando la comunicación con él, establecer qué lo mortifica, qué lo asusta o lo molesta y qué lo incomoda”, dice.

No juzgarlos y tampoco estigmatizarlos son también deberes de las mujeres cuando saben que los hombres tienen problemas de impotencia.

Es vital, además, que los motiven para que adopten hábitos más sanos: dejar el cigarrillo, no abusar del alcohol, bajarle al estrés, adoptar una dieta más sana y hacer ejercicio en forma regular: “Entre más sanos son los hombres, mejor les va en la cama”, remata Córdoba.

REDACCIÓN SALUD

About these ads